Scalability and time to market

Escalabilidad y Time to Market: ¿Por qué son factores tan relevantes a la hora de crear una app mobile? 

Hoy en día, al momento de encarar el desarrollo de una aplicación, necesitamos considerar varios factores. Uno de ellos es el tiempo de lanzamiento al mercado (más conocido como Time to market). El otro, la escalabilidad. 

En este artículo analizaremos la importancia de definir con precisión estos conceptos y veremos cómo pueden impactar en el éxito o en el fracaso de una aplicación. 

¿Por qué es importante el Time to Market para las empresas? 

En pocas palabras, el Time to Market se refiere al tiempo que transcurre desde la concepción de una idea de producto hasta su lanzamiento. Es un término que cobra relevancia principalmente durante el desarrollo de nuevos productos (NPD) o durante la introducción de nuevos productos (NPI). Pero, sobre todo, es una referencia a la hora de realizar movimientos que permitan obtener una ventaja en el mercado. 

¿Por qué es importante el Time to Market para las empresas? La respuesta es sencilla. La competitividad define el éxito de un negocio, por lo que lanzar un producto de manera tardía puede impactar negativamente en la generación de ingresos y reducir su vida útil en el mercado. 

De esta manera, si quieres mejorar tu Time to Market y predecir con mayor exactitud el momento perfecto para lanzar tu producto al mercado, necesitarás ser más eficiente y ágil durante su proceso de desarrollo. 

¿Qué es la escalabilidad de una aplicación? 

La escalabilidad, en su definición más simple, es la capacidad de una aplicación para manejar efectivamente un incremento de los usuarios, de las transacciones y del volumen de datos. 

Una aplicación móvil necesita tener la capacidad de expandirse y adaptarse rápidamente a medida que un mayor número de personas la utilizan. Sin embargo, si la cantidad de usuarios aumenta y la misma no se ajusta al nuevo escenario, pueden aparecer problemas de rendimiento, tiempos de carga lentos y caídas frecuentes. 

En definitiva, el objetivo de una aplicación escalable es ofrecer una funcionalidad excelente de manera consistente, ya sea atendiendo a dos usuarios o a 20.000. 

¿Por qué es importante la escalabilidad de las aplicaciones? 

Como hemos visto, no solo puedes perder usuarios si tu app no satisface la demanda creciente, sino que también te arriesgas a recibir reseñas desfavorables. O, lo que es más preocupante, a que los usuarios elijan a tu competencia. 

De esta manera, si tienes problemas de rendimiento, tiempos de carga lentos, periodos de espera frecuentes, una infraestructura operando en sus límites, picos de tráfico más altos de lo normal o inconvenientes de latencia de red, es un gran momento para escalar tu aplicación. 

Beneficios de desarrollar una aplicación escalable 

Los siguientes beneficios son un gran ejemplo de por qué deberías concebir a la escalabilidad como un componente fundamental de tu proceso de desarrollo. Veamos algunos de los más importantes: 

1) Mejora de la experiencia del usuario 

Durante los períodos de uso máximo, la app puede presentar fallas a la hora de entregar el contenido de manera eficiente. Esto genera demoras, tiempos de inactividad prolongados y, fundamentalmente, penaliza la experiencia del usuario. Evita estos problemas escalando tu app y proporciona una experiencia de usuario óptima y responsiva. 

2) Optimización de costos 

El desarrollo de una aplicación que incorpore a la escalabilidad como un elemento central, te ayudará a asignar recursos de manera más eficiente a medida que madura. De lo contrario, podrías enfrentarte a los altos costos de reestructurar tu código y reacondicionar tu arquitectura. 

3) Una app estable 

Cuando construyes una aplicación escalable, la arquitectura reparte las cargas de trabajo entre varios servidores o instancias. Así, si un servidor falla, otras instancias pueden suplir esa falencia. Como resultado, se reduce el riesgo de inactividad de la aplicación. 

4) Personalización de características.   

La arquitectura de microservicios es como un equipo, donde cada servicio tiene su código base y realiza tareas específicas de forma independiente. Esta descentralización permite modificar una función sin perturbar toda la aplicación, lo que la hace adecuada para una personalización más avanzada, accesible y que permite añadir nuevas funciones. 

5) Rendimiento de usuario de alta calidad. 

Una aplicación escalable funciona sin problemas, admite mejoras continuas y permite la personalización para una base de usuarios cada vez mayor, minimizando los cuellos de botella y garantizando mejores tiempos de respuesta. 

6) Crecimiento Mejorado 

Una mayor escalabilidad permite añadir nuevas funciones e integraciones a medida que la demanda evoluciona, lo que facilita y flexibiliza la adaptación a los cambios en las tendencias del mercado, las expectativas de los clientes o las promociones especiales durante los períodos de mayor actividad, como Navidad, Cyber Monday o Black Friday.   Dicho de otra forma, una aplicación escalable es más rentable porque está preparada para gestionar picos de transacciones inesperados.   

Técnicas y estrategias para hacer que una aplicación sea escalable  

En primer lugar, es esencial probar la aplicación:   

– Comprueba la eficiencia de tu app y cómo funciona con muchos usuarios.   

– Ejecuta evaluaciones del rendimiento de la aplicación mediante pruebas de carga y estrés.   

– Encuentra el momento en que la aplicación se bloquea para comprobar su escalabilidad.   

  Es esencial saber dónde está fallando para encontrar una solución eficaz.    

  El escalado de aplicaciones se centra principalmente en cambiar la infraestructura back-end. Existen dos enfoques o tipos principales de escalado: vertical (escalado hacia arriba) y horizontal (escalado hacia afuera).   

Vertical: implica aumentar la capacidad de los servidores o máquinas individuales que alojan la aplicación, añadiendo más recursos como CPU, memoria, capacidad de red, etc. al servidor de aplicaciones existente. En lugar de añadir más servidores, se mejora el actual, lo que no requiere cambios en el código de la aplicación.   

Horizontal: consiste en añadir más máquinas o servidores con el código de la aplicación para aumentar la capacidad. La aplicación se despliega en varios servidores que utilizan un equilibrador de carga, para distribuir uniformemente las peticiones entrantes. Es flexible, pero implica mayores costes de desarrollo y, a menudo, más trabajo para garantizar la coherencia de los datos.   

Elegir el enfoque de escalabilidad de aplicaciones adecuado es vital para optimizar el presupuesto y garantizar su potencial de crecimiento. Una vez clara la estrategia, debe seleccionar las técnicas para implementarla.   

Veamos las principales opciones:   

 1. Identificar los requisitos de escalabilidad   

  Analizar periódicamente la carga del servidor es el primer paso para verificar el grado de escalabilidad. ¿Qué factores ayudan a identificar cuándo se debe aumentar la capacidad? Por ejemplo, ten en cuenta y realiza proyecciones del número de usuarios que puedes esperar durante el año, establece cuál es la capacidad de tu configuración actual para dar servicio a dicha demanda sin perder rendimiento y considera qué eventos pueden incrementar drásticamente el uso de tus servidores.   

  Considerar estos aspectos te dará una mejor comprensión de tu capacidad real y cuál es la que necesitas para satisfacer los picos de demanda.   

  2. Utilizar una pila tecnológica viable   

  Elegir la pila tecnológica adecuada es la clave de las aplicaciones móviles escalables. Seleccionar la tecnología que mejor cumpla la función de tu aplicación, incluido un back-end escalable y un front-end con capacidad de respuesta, es crucial.   

  ¿Necesitas que tu aplicación sea más escalable? Reescribirla, al principio, supondrá una inversión importante, pero la recompensa es enorme.   

  3. Estructura de código viable   

  Es esencial crear una aplicación que pueda desarrollarse de forma independiente sin tener que rediseñarla por completo. Esto te ayudará a escalar una aplicación para adaptarla a las nuevas necesidades sin causar ningún inconveniente cuando aumente la carga. 

4. Decide cuál es la infraestructura adecuada   

  Construir una aplicación que pueda escalarse con el tiempo requiere una infraestructura de red inteligente. Utilizar soluciones de plataforma como servicio (PaaS) como AWS, Azure o IBM Cloud para tu aplicación móvil es una forma excelente de empezar. Si, por ejemplo, eliges AWS, el proveedor se encargará de administrar todas las demandas de escalado necesarias. Tú solo deberás definir los parámetros que te convengan.   

  5. Escalabilidad de bases de datos y CDN   

Para mejorar la escalabilidad, es crucial entender cómo manejar un volumen mayor de datos y emplear Redes de Entrega de Contenido (CDNs) para suministrar material rápidamente.  

Si buscas gestionar un número creciente de solicitudes de usuarios, es esencial escalar las bases de datos. Mediante el Sharding, puedes segmentar la base de datos en fragmentos más manejables, donde cada segmento se encarga de ciertas consultas de datos, facilitando así un acceso y almacenamiento más ágil y eficaz. 

Además, las CDNs son fundamentales para la escalabilidad de aplicaciones, ya que reducen la carga en el servidor principal. Las CDNs móviles mejoran la velocidad de entrega de contenido distribuyendo los datos desde puntos más próximos a los usuarios, asegurando así una entrega de contenido más rápida. 

En conclusión, implementar una CDN puede optimizar significativamente el rendimiento de una aplicación y manejar de manera eficiente el aumento de demanda de los usuarios, sin la necesidad de grandes actualizaciones de infraestructura. 

Conclusión   

Como mencionamos previamente, la escalabilidad es esencial para diferenciar tu aplicación y garantizar su éxito a lo largo del tiempo. Debemos tener en cuenta que los usuarios exigirán un rendimiento impecable, lo que implica mantenerlos satisfechos, gestionar los picos de carga y fomentar la expansión de tu negocio. Todo esto solo es posible mediante la escalabilidad. 

En un mercado altamente competitivo, construir un MVP considerando el Time to Market y la escalabilidad desde el principio es clave para preparar tu aplicación para el futuro y permitir un crecimiento sin contratiempos. Esto conlleva optimización de costos, mejora del rendimiento y perspectivas de crecimiento a largo plazo. 

¿Listo para dar el salto?   

 Considera asociarte con ThinkUp. Nos especializamos en el desarrollo de aplicaciones de tecnología financiera y entendemos las complejidades que implica el desarrollo de aplicaciones móviles en esta industria. ¡Te ayudamos a transformar tu negocio y a mantener tu competitividad en el vertiginoso mercado actual! 

Share

Share

Related Posts

Crafting Profitable Fintech

Apps para Fintech y Banca: una guía completa

La innovación tecnológica y las expectativas de los consumidores han allanado el camino para la aparición de soluciones financieras que …

Vision Pro

Vision Pro: todo lo que necesitas saber 

Apple se encuentra impulsando el desarrollo de herramientas que le permitan competir con las recientes innovaciones de OpenAI y otras …

AI for your App

IA para tu app: todo lo que necesitas saber y puedes implementar hoy mismo

La inteligencia artificial (IA) se ha convertido en un componente crítico en la creación de aplicaciones móviles, revolucionando la manera …

flag
United States
1330 Lagoon Ave. Minneapolis, MN 55408
(408) 457-4075
flag
Uruguay (HQ)
Dr. Mario Cassinoni 1011, 11400, Montevideo.
(+598) 45622769